viernes, 17 de septiembre de 2010

MENSAJES EN EL CIELO (cuento)


















Qué pasa con las golondrinas que llegan tarde al colegio?
Es verdad que reparten cartas transparentes, por todo el cielo?
Pablo Neruda*

Miró el reloj pulsera y vio que ya se habían hecho las siete y cuarto. Hora de entrada al colegio. Miró el celular y divisó su mensajito en la pantalla “el patio está vacío…la escuela está deshabitada…yo estoy muerta” Era Malena que otra vez le enviaba aquellos mensajes lapidarios. Él también se sentía muerto.
Miró por la ventanilla del avión y pudo divisar las luces de la ciudad que sería su próximo hogar: Bariloche. Las montañas, el lago, el frío de un amanecer violeta y ocre. De luces cuadradas ¿o eran ovaladas?, detrás de las claraboyas. “Male, Male, corazón mío, cómo te extraño y hace apenas dos horas que nos despedimos…” Seguía pensando Mariano mientras palpaba su estómago vacío de todo líquido o sólido. Y de toda cosa que significara un consuelo.
El Instituto Balseiro fue un reto que se había auto-infringido y ahora que se cristalizaba el sueño, que ya era un becario entre sus muros, no lo quería. No quería ingresar. No soportaría vivir lejos de Malena.
Ella, con su uniforme verde de colegiala, con su corbata mal atada en el cuello y su peinado improvisado luego de las últimas horas con su amor, apenas se sostenía en la fila de entrada a clase. “También te extraño con locura” decía el celular que escondió estratégicamente en la mochila. “Nena tomate el avión y venite conmigo” decío otro. “ke vamos a hacer? le contestó Malena. “No se me duele todo” siguió contestando Mariano desde Bariloche. Y así toda la mañana…mensajes en el cielo. Los pájaros no trinaron sobre los árboles del campus. El sur estaba lejos y las golondrinas no llegaron ese día.


ANY CARMONA
*Del Libro de las Preguntas por Pablo Neruda

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¡ Que decirte! hermoso...Una metáfora de mi propia vida...Gracias. te quiero. Os

Ana Carmona dijo...

¡Es verdad! vos también te fuiste al Sur...También te quiero y sí... no deseo que te vayas..jaja!...Any

Anónimo dijo...

Bello, emotivo y diria real. logrado Any , el inicio y final son mágicos.

un beso

Marisa

Ana Carmona dijo...

Gracias amiga...¡qué difícil es ser joven! Recuerdo situaciones parecidas a la del cuento...Besos...Any

Anónimo dijo...

Precioso, Any. Una historia tan común como es la separación desgarradora de los amantes adolescentes, narrada de manera diferente, sabia.
Besotes

Teresa

Anónimo dijo...

El sur estaba lejos y las golondrinas no llegaron ese día.

has logrado trasmitir el mensaje! muy bueno
gracias

mary

Ana Carmona dijo...

Gracias amigas del Parnassus...Sus palabras me dan alegría...Besos...Any

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

En la sencillez está la belleza. Me encantó, ahí estuve en el avión y también el el patio del colegio... y en el borde de mi cama, y en la esquina de esa ciudad extraña ¡Ay! las lagrimas son idénticas sin importar el sollozo manantial de donde nacen.

Hermoso

Ana Carmona dijo...

Gracias querido Andrés...recién veo tu comentario...Tienes la sensibilidad de un adolescente, por eso te sentiste transportado...Tus comentarios son muy importantes para mi pequeños relatos...besos...Any