domingo, 11 de junio de 2017

OSADÍAS

 Cada orden heredada
Es cruel como un latigazo
Quiero deshacerme
De sus imperativos golpes
Con pequeñas audacias planificadas.

Tal vez hilvanar un collar de gotas
Con las lágrimas de un gran amor
Sembrando de jazmines grises
Las praderas de tu cuerpo-páramo

Y transgredir
Cabalgando los crepúsculos
Hasta que llegue el sol del alba
Sin pedir perdón
Ni persignarnos
Y sobre todo
Sin decir amén

Tal vez encabezar
Un movimiento único
Que deje sin aliento a los dinosaurios
Marcando con palabras necesarias
Los oscuros rincones
De sus almas.
Sin poner la otra mejilla
Y sobre todo
sin atemorizarnos

Porque bajar la cabeza y no pensar
Nos dejaría sin brillo y sin peldaños
Pero abrir la puerta misteriosa
Con la llave prohibida y negada
Nos traería bocanadas de aire
Más la sinrazón de la esperanza.

Cada mandato es  cruel
Como una herida abierta
Defiendo las pequeñas-grandes
Osadías
Las desobediencias,  los corajes
Que nos lanzan a volar

Hacia el mañana


ANY CARMONA