viernes, 26 de mayo de 2017

VIERNES

Dos lágrimas
en este poema de viernes a la noche
Toda dolor y cansancio
Toda hastío
Una por  tus manos grandes mansas
Otra por tu palabra de alimento 
Sin tu presencia y ninguna
que ponga a andar el péndulo del alma

Casi sin relatos
que deslumbren y ensordezcan
Sin colores ni tintas ni campanas
Las estrellas no titilan ni se callan
El viento no silba ni aparece
Ante un sueño de paz
que rompe  en sollozos
Como la luna en el aljibe con la lluvia
Como la escarcha en el agua tiritando

No hay paz en esta paz de cementerio
en esta soledad de un anochecido viernes
No hay roces ni vinos que mareen
ni latidos de cuerpos que se abrazan
Que envuelvan este poema  mío
con perfumes de un amor empalagoso
Dulce y picante que despierte hambre
que descorra el frío
que silencie el miedo
y la desesperanza.

Nada para mí en este viernes
Solitario azul desenfadado
Tecleador de mensajes  en la ausencia
hasta  morir adormecida y casta
Con unos amargos cebados de tibieza
y unas lágrimas temblorosas francas
Contra la espera larga casi eterna
quebrada de pena y de nostalgia

ANY CARMONA

domingo, 16 de abril de 2017

MUJER ORIGINARIA


…y dejadme llorar, horas, días, años,
edades ciegas, siglos estelares.
Dadme el silencio, el agua, la esperanza.
Pablo Neruda*

Mujer callada y taciturna
hija de una cultura de silencio.
Recoges milagros en tu seno,
de la espiga de quinua rescatada,
del grano dorado hecho dioses,
de los robados colores del abrigo.
Antiguas remembranzas
en tu cabeza de inca soterrada.
Penas de viento en tus ojos de chinita
para denunciar que aún vive tu pasado.
Hecho de sal y de plata brillante
como la Puna desierta de tu espada.
¡Camina mujer hasta el centro!
Otras mujeres contendrán tu paso.
Para juntas mostrar al Universo
los signos de la tierra y los ancestros.
¡Camina mujer originaria, rompe tu silencio!
Para quebrar el muro que involucra
estos quinientos años malparidos
con sincrética incomprensión
no perdonada.



* Del poema Alturas del Macchu Picchu de Pablo Neruda
** Mujer originaria: Acuarela de Any Carmona 25x35cm 
crudaverdadperiodico.blogspot.com.ar/2017/04/mujer-originaria-argentina-cuadro-en.html

lunes, 10 de abril de 2017

LLANTO DEL RÍO


(del libro Neruda y yo)

El río desatado rompe a llorar y a veces 
se adelgaza su voz y se hace pura y trémula.
Retumba, atardecida, la queja azul del agua.

Pablo Neruda*

Atardeció en la playa.
El río silbaba lágrimas
de chocolate.
¡Oh! tristes lágrimas
en la garganta,
tristezas viejas
en el viento.

Llegó con su crudeza magna
una herida de plata
para cubrir
los cuerpos
abandonados,
sedientos.

Llovió sobre las aguas,
sobre las notas,
sobre las sábanas.
No pudimos escurrir su canto
desesperado.

Porque un frío invernal
aconteció en nuestra alma
desde los huecos profundos
de la historia.

Desde el acto amurallado,
nuestra cárcel,
y batalla,
nuestro cáncer,
y condena.

Desde allí cayeron gotas
y no pudimos soterrarlas
debajo de la piel.
No pudo el amor
secarlas.

Pena muda,
escaramuza dentro de mi vientre.
¡Vete de mí,
sal de mi vida
para siempre!

¡Oh pena mía!
ya no te quiero en la brecha.
Déjame huir ahora
con los colores del sol
que se acuesta.

Para que sea la alegría
la invitada a la siesta.
Para que ría el río
con su sudestada
y retumbe amor
sobre las aguas.

ANY CARMONA
* Del poema Amiga, no te mueras

viernes, 17 de marzo de 2017

LA LLEGADA (para mi hijo Nicolás)

Desde el borde intangible del espacio que nos une
recojo notas de viento y agua de los mares,
huelo aquel pelo lacio con perfume a hijo
que me ha dado un retoño de risa encendida.

Desde la leche tibia de mi pecho materno
transformo cada objeto trivial de la casa
en tesoros melodiosos que aguardan
sin poder tallar en silencio los pasos.

He plantado un huerto
de semillas latentes
dejando en cada hueco un beso de miel.

He cincelado un césped
de lágrimas florecidas
grabando huellas como promesas de vida.

He alumbrado y tejido habitaciones de amor
para salpicar con los sonidos de la siesta estival
un encuentro filial
perfumado de azahares.

Sentada en mi mecedora de sueños
aguardo pintando mariposas en el agua
la venida del día clave.

Cuando una rosa blanca de mi jardín
-deshojada de tanto esperar-

anuncie el arribo de tu llegada.

ANY CARMONA

jueves, 16 de marzo de 2017

VOS (para Any)



Prestidigitadora
de flores y mariposas
creadora de mundos
en el lecho del firmamento.

A vos te celebro
hechicera de jardines nocturnos
y diafanos amaneceres
de coral.

La espuma marina
riega tus vertices
y descubre
peninsulas de ensueño.

Cuando se descorren
los velos de tu desnudez
la marea sube
inundando las simientes
del deseo.

Y el mundo celebra
su nacimiento primero.

El amor y la eternidad
en su silueta de seda.


RICARDO COPLAN

domingo, 26 de febrero de 2017

BOSQUE PARAÍSO


Verde brillante
la luz del amanecer
sobre el bosque paraíso
de las almas.

Silencio profundo
los murmullos coreados
en sordina de rocíos.
Tenues, brillantes,
sobre las piedras del río.

Rojo de fuego
desde el árbol del ceibo
que nos une.
Abraza lavandas moradas
junto a los colibríes.

Celeste-cielo pintado
en las corrientes,
junto al blanco espumoso
del manantial.

Transparencias de sonidos
sosteniendo prístinas,
las canciones  de grillos
y ranas.

¿Por qué los colores de arco iris
envuelven otra vez
mi pelo y mis párpados?

¿Por qué el bosque paraíso de Lesser
nos cura los sentidos?
Nosotros junto al puente colgante,
acariciados por el agua que ríe...

Hay un blanco perfumado
de azahares dulces
y un amarillo silvestre
de margaritas mínimas
que se mecen entre la brisa pacífica.

Hay un arco iris rodeando la casa,
pintando de colores
nuestro espíritu.

¿Por qué el bosque paraíso de Lesser
nos cura los sentidos?
Nosotros por el sendero de Castellanos
teñidos por el sol del Edén.
Geografía salvaje que nos une.
Natura danzando sobre la piel...

Nos vamos copados de soledad creativa.
Habitantes coetáneos de los pájaros.
Como sabios pintores
de pensamientos puros,
proyectamos el regreso
con los ojos cerrados.

Intuímos otro arco iris fulgurante
en el andar sinuoso del amor.
Sanados por el bosque paraíso,
por el agua clara,
por el sol divino.

Porque somos poetas del camino,
magos de la siesta,
prestidigitadores del destino.

Y nos fundimos
con las hojas y los pétalos,
con las semillas germinadas de la tierra,
con los rayos furiosos de Zeus.

Nosotros dos,
y mis acuarelas de amor,
vivenciando la paz,
en nuestro bosque paraíso.

ANY CARMONA