domingo, 1 de diciembre de 2013

UN PÁJARO AZUL


Liberar un pájaro azul
Es una tarea difícil
El pájaro es vuelo
Pensamiento sublime
Creación  pura

Si decimos paloma
O jilguero
O calandria
Decimos alma y espíritu
Decimos  paz

Por eso liberar
Nuestro pájaro azul
Es algo tan difícil
De imaginar

Pero quizás 
Sólo exista
Una forma de hacerlo
Y es soltar

Realmente

A ese pájaro


ANY CARMONA

miércoles, 23 de octubre de 2013

APRENDÍ

Aprendí, que quien no te busca, no te extraña
y quien no te extraña, no te quiere.
Que la vida decide quien entra en tu vida,
pero tú decides quien se queda.
Que la verdad duele una sola vez y la mentira duele siempre.
Por eso, valora a quien te valora
y no trates como prioridad a quien te trata como una opción...
Quien te lastima, te hace FUERTE;
quien te critica, te hace IMPORTANTE;
quien te envidia, te hace VALIOSO;
y a veces es divertido saber que….
aquellos que te desean lo peor...
tienen que soportar que…
¡¡¡Te ocurra lo MEJOR !!
AUTOR ANÓNIMNO

domingo, 20 de octubre de 2013

SER MADRE ES


Transmutación metafísica
Fiebre inexplicable
Latidos extrapolares
Sonidos ecográficos
Visiones miniaturistas
Noción centrolunar

Fue desgarro
y es composición
Fue desvelo
y es ocupación
Fue espera desesperada  
Es contención y consejo

Ser madre es
Fue
Y  será

Amor inconmensurable.

ANY CARMONA

martes, 24 de septiembre de 2013

POR ESTAR PARADOS


 Para Walter Bulacio un joven de diecisiete años
 detenido y muerto en 1991

Por estar parados
Los llevaron
Pequeñas almas inocentes
Por estar parado te mataron
Walter!
En aquella celda de dementes

En aquellos años mal paridos
De altas traiciones y torturas
Donde la música contenía
el grito
Toda la auténtica libertad
dormida

Cayeron por estar parados
Por estar parado te mataron
Walter!
Entre aquellos muros rojos ciegos
Con aquellos ojos miopes
Carcelarios

Saltando al son del rock
Y la alegría
Cantando
Volando
Latiendo vivos
Cayeron entre garras asesinas

Frialdades
Mentiras
Sinrazones
Podredumbres
De lesa humanidad acontecida

Y te fuiste en ese amanecer sangrante
Walter!
Como testigo del horror
y la ignominia
Pero no te arrodillaste nunca
¡Jamás cercenaron tu frescura!

Más tus lágrimas
Hoy salpican la injusticia
De una Justicia amordazada y vieja
Abrazada a la gravedad extrema:
Profanación/abuso
Violencia
Delito/fuerza
Deshonra
y gatillo fácil
Pecados que no cesan

Cayeron por estar parados
Esa noche
Ricotera/rockera/juvenil
Más la muerte no frenará el avance
De oraciones
Canciones
En su honor

Walter pervivirá por siempre
En cada puño cerrado/ojo abierto
Labio/beso
Baile/amor
De jóvenes bebiendo
la esperanza.


ANY CARMONA

domingo, 18 de agosto de 2013

CINCO VECES VIUDA

Viuda en primeras nupcias
Cuando perdí  los albores de la primavera
Con una ráfaga de erosión inesperada
Que zanjó surcos infrahumanos
En mi sangre de  llaga mutilada.

Y  lo perdí siendo el primero
Mi ángel-niña  le dijo adiós
Con un desmayo y una cala
Con una herida apenas balbuceada
Con una lágrima y un signo de preguntas

Luego mis raíces desprendieron vástagos
Dos hijos mejores que mi mejor designio
Espejos brillantes del sentir en Cielo
Que esperaron a crecer para exiliarse
En  distancias cerradas como cárceles

Y no los tengo siendo mis alas
Mi  lóbulo derecho adiós les dijo
Pero el izquierdo desmayó  marchito
Con una escara que no cierra nunca
Con llantos escondidos en la almohada

Y fue su padre quien nos dejó perdidos
Años atrás de tanto duelo
Siglos adelante de atavíos negros
Vacío abrasador que no se calma
Que no calla su clamor y su lamento

Y lo perdí  junto  a mi brazo izquierdo
Junto a mi mano más inútil
Junto a mi suspiro adormecido
En el asiento trasero de su auto
Con un desmayo y otra cala

Pero a quien perdí  de modo más injusto
Fue a ese que nació tercero
El que creció a mi lado y en mi nido
Saltó ese día con calumnias vanas
Es quien me tiene debajo de su amimia
Para infringirle castigos a mi alma.

Y lo perdí siendo mi hermano
Al que mecí en su cuna una mañana
Al que compré dulces por un látigo
Al que quise por ser  mi equivalente
Cerró sus labios para mí por siempre
Negando ojos secos de  caricias

Cinco veces viuda soy ante la vida
Cinco veces muriendo tantas muertes
Escalando sin fin por cada espina
Por cada rosa y cada lágrima caídas
Por tanto ancho corazón y pena
Y tanta gloria y deshonra cinceladas


ANY CARMONA

viernes, 19 de julio de 2013

UN LINDO VESTIDO


Quieres que me ponga
un lindo vestido.
Con alas de viento
que me den cosquillas.
Color de turquesa
como tus ojos mansos
con lunares grandes
como mi pasado.

Quieres que esta noche
te muestre la espalda.
Ceñida, mi cintura
para que la beses.
De satén y gasa
te estaré esperando
Con piernas de tul
y collar de piedras.

Quieres que hoy huela
a perfume de azahares.
Mariposas de luna
sobre mi cabeza.
Brillante sonrisa,
manos hacedoras
de momentos tibios
tan inolvidables.

Quieres que esta noche
sea sólo nuestra.
Con un nuevo traje.
Con pies voladores.
Con secretos íntimos
que nadie adivine.
Sólo tú y yo.
¡Cumpliendo mis años!


ANY CARMONA

domingo, 7 de julio de 2013

LLAMAS DELSILENCIO




Cada tanto la ausencia
atrae  la felicidad
simulacros de heroicos días
ilusiones de magias brujas
milongas a contramano
iracundos sinsabores
gritos que anuncian el fin
avidez y anhelo de tu ser.

Pero otras veces
la ausencia silenciosa
es soledad de árbol mudo
vacío sin luz alguna
barco  descielado
pena que se derrite
junto a las cenizas.
Llamas del silencio.


ANY CARMONA

LA ESTACIÓN DEL OCASO


La estación del ocaso tiene color de infinito.
Que es como decir color de  cosmos.

Cuando el camino llega al fin del crepúsculo,
podemos permanecer en él
como ingenuos inocentes.
Porque el declive de la primavera no llega nunca
 y todos los tiempos
son apenas estados de la estación del ocaso.

Las hadas, los árboles que lloran
 y los amistosos peces del océano,
son sólo ríos otoñales
que llevan o guardan dolor.

Más la estación dorada se instala
en la vida misma.
Y el fin de sus días se adormece.
Y las gotas mágicas, frescas, mojadas,
purifican  la desmemoria.


ANY CARMONA

domingo, 16 de junio de 2013

CARTA A MI PADRE por ANY CARMONA



Papá, te fuiste envuelto en un halo de frágil niebla, con lágrimas vertidas desde mi dolor, con palabras que viajaron por cables del cielo para decir el último y más sentido: "te quiero mucho, papá".
Me dijeron que hasta que no escuchaste mi voz, no pudiste cerrar por última vez tus ojos negros,   lejanos como el tiempo, dolientes como la injusticia de aquella tormenta que te estampó la frente en ese muro frío y final.
Papá, tu último Abril fue el fin de los otoños desvaídos de mi alma. ¿Te das cuenta? Pero también, el inicio de las muertes de las hojas amarillas de todos los árboles, que se suicidan por la partida del verano, más la apertura de un epitafio ajeno que jamás escribí.
Te fuiste en perfecta magia con el fin de un ciclo, habiendo decidido ser el autor de tu propia víspera. Porque siempre eras el que marcaba los senderos, el que ponía los acentos y apretaba los botones. 
Y yo, querido padre, fui la única que no lloró tu partida más que con una sola lágrima. Aquella que cayó pesada y lóbrega para contener en sí misma miles de mares por tu ausencia infinita y necesaria.
Pasaron cinco años largos y eternos, tan eternos como la inmensidad que te cubre. Y es hoy que me decido a decir estos pocos versos en tu honor:

Fuera de cauce
Agua gigante
Pulso agitado
Vértice que no encaja

Descansa plácido
Padre mío
En la negra
Hondura del abismo

Porque sembraste mi vida
Porque a tu modo 
Me cuidaste

Descansa
Vuela
Sé libre por fin
que yo, tu hija,
te dejo ir.

Any

jueves, 30 de mayo de 2013

MUJER DE SAL




















Hay un grano de sal
en la punta de mi lengua.
Picante, saleroso,
no me deja dormir.
Entre pícaros mohines dibujados
sobre mis labios
salta sobre el mapa de mi piel.
Se convierte en idea,
se hace de pimienta
de jengibre
de lima-limón.

Una mujer hecha de sal.
De copos de fleur de sel
florecidos en la orilla del mar.
Nevando sobre cada uno
de mis sentidos.
Cayendo como sal de vida.
Elevándome a volar.
Volar, volar…
Con pie volátil y ojos de fidelidad.

Voy  sobre los límites
de mis mandatos ancestrales.
Más allá de esos despojos,
mas allá del mal.
Sobre el manto azulado
de la Tierra
Bajo la dermis de la ficción.
Contra los muros de la hipocresía
Junto a los pequeños-grandes-justos.

Soy Mujer de sal.
Volando salada y prisionera
de valores acuñados sólo para mí.
Por un dios que es musical belleza,
camino al cielo,
testigo de mi amor.
Sal que sala cada minuto del día.
Sal que cubre toda mi armonía.
Sal para no morir sin decirlo todo.
Para no irme sin dejar huella.
Una huella de sal.



ANY CARMONA

viernes, 17 de mayo de 2013

ENTRE VOS Y YO

Besos de azúcar impalpable
Como el alma de una flor.
De burbujas acarameladas
Que explotan en la boca.

Besos dulces de durazno tibio
De dátil, de fresa, de higos
Primaverales, maduros
Deshaciéndose al paladar.

Besos que vuelan
En mensajes satelitales
Que alumbran
Como luciérnagas destellantes
Que llevan y traen caricias
Como pelusas del árbol
Del pan.

Besos de otoño
Risueños, cantores
Frescos, callados
Sentidos y osados
Mágicos y azules
Tan poéticos y demenciales
Como estos, entre vos y yo.

ANY CARMONA


sábado, 4 de mayo de 2013

NO HACEN MELLA EN MÍ



Un mañana tan amable
brillante o gris
un juramento si es de humo
y es muy frágil y liviano
no hacen mella en mí.

No tiene un destino fijo
si es tan inocente
el mañana.

Los tropezones como caricias
tan leves y modestos
como tímidos descontentos
no hacen mella en mí.

Los rezos tan precisos
si los dioses los acogen
oraciones tan perfectas
no hacen mella en mí.

No lo quiero si es tan santo
tanto ruido.

El heroísmo tan hipócrita
la acidez tan dulce
la animosidad tan fútil
no hacen mella en mí.

No la quiero tan inútil
la grandeza.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti


JUEGOS
















Cuando cae una pluma
en mi ventana
me gusta darme cuenta
de que es el momento,
la mágica instancia,
en que estamos descolgando
guirnaldas y abalorios
del ayer.
Perlas que develarán
algún anhelo misterioso.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

NO TE ESCONDAS


No te quedes petrificado
al filo del abismo
no interrumpas tus juegos
no administres tu cariño con brazos caídos
no sobrevivas a cualquier costa.

No te escondas
no tomes somníferos
para rescatar del afuera sólo  un ápice de paz
no derrames tus fuerzas
como si fueran castigos
no te quedes sin garganta
no descanses si no quieres
no te descubras sin jugos
no te mires sin espacio.

Pero si te empuja el mundo
y no puedes evitar congraciarte
e interrumpes tus juegos
y manejas tu amor con desgano
y te escapas
y te llenas de paz con somníferos
y rescatas del afuera
una brizna de calma

y dejas caer tus fuerzas
como si fueran culpas
y te raspas la garganta
y caes dormido
y te miras en tu ahogo
y te quedas impertérrito
al filo del abismo
y sobrevives aún...

Si así sucede
ya no me nombres
porque me habrás perdido.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

POETIZAR


Que arañe y arañe
hasta que cada ser latente
pueda ya destapar sus poros.

Que arañe y arañe
hasta que el noctámbulo
comprenda, sienta o imagine
que es a él
a quien vienen
a buscar.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

PEREGRINA DEL AMOR

A Emma Segovia


Entre la fragancia 
de las peperinas
y luego de tres gritos 
de Alfonsina
vienes cabalgando
en tu corcel de madera
embrujada Emma.

Hambrienta de luz
en tu ostracismo
alumbras cada año
una dorada gema 
de ternuras y alegrías
de mágicos vuelos
y un regalo para cada niño.

Peregrina del amor
tu canto es como un juego
como una semilla plantada
entre los acentos cotidianos.
Tu canto es consuelo
caricia y dicha
de nuestros agotadores duelos.

Emma, poeta mediterránea
te esperan los pibes
te acuna Ceferino
te admiran los poetas
te eligen las hadas.
Te besan Santiago y Martina
y mi Luna de azúcar, 
te ama.

ANY CARMONA



lunes, 29 de abril de 2013

SAGRADA FORMA


Una flor que se queda sin pétalos
sin nadie a su vera
para sólo ser observada
por su reflejo en el estanque  y su amo de luz,
en realidad no está desnuda.

Sólo lo estará cuando otras miradas
simplemente la descubran, 
la toquen y enaltezcan
en su deshojada desvergüenza.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

MILAGRO AL MAR
















En mi botella al mar introduzco seis secretos musicales
con el oculto deseo de que en un universo paralelo,
llegue hasta algún paraíso sórdido de arena
y un ángel la recoja y la destape
y en lugar de música extraiga gemas
y gritos y signos de admiración y regalos del océano.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

domingo, 10 de marzo de 2013

CORAZONES EN DANZA*




 Como dos corazones en danza

los latidos nos sobreviven

bailando los pasos

del silencio.


Giran en soledades nocturnas

creando el vals

de los sentidos.

Tu corazón se posa sobre mi hombro

en un Relevé Lent acompasado.


Mis ansias se elevan

en soplidos de brisa nocturna

acariciando sentires

en tu pecho.


Mi seno te busca en giros de aire

en una Rond de Junb

bien delineada.

 Tu voz me acaricia apenas

del otro lado del sendero.


Como corazones en danza

sin música y sin pista,

sin tiempo ni medida,

seguimos enlazados.


Somos como náufragos

de aciagas tempestades.

¡En mi regazo flotan

miles de maderos!



ANY CARMONA

* Del libro IMPULSO - Poemas sensuales a la hora del té

viernes, 22 de febrero de 2013

BÉSALA



Bésala.
Si besas su frente cada noche
Ella te guardará entre el perfume
De sus sábanas.
Si le hablas de amor cada mañana
Ella te agregará a su desayuno.
Si le peinas el cabello
Y le masajeas la espalda
Ella te suspirará al oído como un hada.
Si le das una letra de tu tinta musical
Ella te pondrá los zapatos.
Más si mueves ese resorte
que despierta su sexo
Se comerá tu piel
Y beberá tu miel
Y pisará tus pasos.
Y será ella,
La que grave en la roca
tus pensamientos
cada vez que tú la beses.
Por eso bésala y bésala.
No dejes de besarla.

ANY CARMONA

NO LE DIGAS


Silencio.
Que la niña no escuche.
Que su paz no se altere.
Sigue sosteniendo al viento
el papel transparente
de sus ilusiones.

Calla, no le digas
que no sabes cómo sigue esto:
Cabalgar sobre la ola
atardeciendo ayeres.
Vivenciar estelas dibujadas en el agua.
Masticar pimienta rosada
entre los dientes

Esfúmate.
Piérdete en los infinitos del mundo.
Ajeno.
Lejano.
De tu inconsciencia.

ANY CARMONA

martes, 5 de febrero de 2013

ENIGMAS


Te fuiste aún antes de haber llegado.
Quizás porque no eras el hombre del poema
ni yo la mujer de la foto.
Los enigmas me acechan.
Voy como una ciega
desandando los caminos
que me retornan, ingenua,
al bar de San Telmo aquella noche.

Una noche de rosas y claveles,
 ante Centauro y Paloma extasiados.
Suave y sutil
entre las venas abiertas,
 los silencios rasgados,
las nieblas tempranas.

Te fuiste,
príncipe del sombrero ladeado,
ser abrumador
por su carisma y sus manos
dejándome tan solo entre  los labios,
un adiós gracioso y una sonrisa vieja.
Te fuiste y hoy…
no estoy de novia.

ANY CARMONA
Del libro Luz de soledad

lunes, 4 de febrero de 2013

BICENTENARIO
















Es verdad que vuela de noche
sobre mi patria un cóndor negro?
Pablo Neruda*

Doscientos años no alcanzan.
Fue tan estrecho el espacio que recorrieron los pueblos,
tan cascados los perfiles de sus voces,
que quedaron sedientas las bocas y los ojos.
Sedientas de justicia, amor, resarcimientos.
Doscientos años no son un número acabado
sino el comienzo del camino.
Es verdad, sí, como se dijo de Moreno,
que tanto fuego no lograron apagar
pero a veces la llama solo está encendida
a fuerza de pequeñas chispas y de grandes llantos.
De callados dolores de mujeres probas
enarbolando sus banderas de sangre.
Madres del dolor, del paco, de la Plaza.
¿Y los padres,
aquellos padres de la Patria de entonces?
¿Dónde están?
Doscientos años no trajeron efectos de liberación.
Faltan millones de certeras y firmes convicciones
hechas semillas y carne.
Millones de manos apretando la consistencia de lo sustentable.
Miles de cabezas sosteniendo que se puede,
que podríamos si tan solo plantáramos una flor
sobre cada lágrima.
Miles de cañones que hoy disparan girasoles,
no alcanzan.
Deberían ser millones de palomas
(y ningún cóndor) sobrevolando
el Río chocolatado-contaminado de la Plata,
los bosques amordazados del Litoral,
los campos interiores confundidos,
las zonas urbanas que cobijan nuestras penas.
¡Hay, qué penas las nuestras!
Son como las de los rehenes
que casi no beben ilusiones.
¿Por qué un bicentenario no bastó para Argentina?
¿No hicieron tantos años el trabajo del tiempo
que según dicen, todo lo cura?
No, hasta que cada uno de sus hijos renazca de las cenizas
convencido y decidido a vivir y morir por ella.
O hasta que tentaciones y desvalores sean abatidos
por la pureza.
O simplemente cuando la esperanza  deje de ser solo una canción
para erigirse en la madre de todos los pobres.
No podemos festejar estos doscientos años.
Pero podemos reflexionar,
aprender a mirarnos sin compararnos y sin copiar.
A valorarnos como lo que somos:
dignos sobrevivientes lastimados
que necesitan volver a creer.


ANY CARMONA
Del libro Neruda y yo




* Del Libro de las Preguntas de P. Neruda