domingo, 7 de julio de 2013

LA ESTACIÓN DEL OCASO


La estación del ocaso tiene color de infinito.
Que es como decir color de  cosmos.

Cuando el camino llega al fin del crepúsculo,
podemos permanecer en él
como ingenuos inocentes.
Porque el declive de la primavera no llega nunca
 y todos los tiempos
son apenas estados de la estación del ocaso.

Las hadas, los árboles que lloran
 y los amistosos peces del océano,
son sólo ríos otoñales
que llevan o guardan dolor.

Más la estación dorada se instala
en la vida misma.
Y el fin de sus días se adormece.
Y las gotas mágicas, frescas, mojadas,
purifican  la desmemoria.


ANY CARMONA

No hay comentarios: