jueves, 30 de mayo de 2013

MUJER DE SAL




















Hay un grano de sal
en la punta de mi lengua.
Picante, saleroso,
no me deja dormir.
Entre pícaros mohines dibujados
sobre mis labios
salta sobre el mapa de mi piel.
Se convierte en idea,
se hace de pimienta
de jengibre
de lima-limón.

Una mujer hecha de sal.
De copos de fleur de sel
florecidos en la orilla del mar.
Nevando sobre cada uno
de mis sentidos.
Cayendo como sal de vida.
Elevándome a volar.
Volar, volar…
Con pie volátil y ojos de fidelidad.

Voy  sobre los límites
de mis mandatos ancestrales.
Más allá de esos despojos,
mas allá del mal.
Sobre el manto azulado
de la Tierra
Bajo la dermis de la ficción.
Contra los muros de la hipocresía
Junto a los pequeños-grandes-justos.

Soy Mujer de sal.
Volando salada y prisionera
de valores acuñados sólo para mí.
Por un dios que es musical belleza,
camino al cielo,
testigo de mi amor.
Sal que sala cada minuto del día.
Sal que cubre toda mi armonía.
Sal para no morir sin decirlo todo.
Para no irme sin dejar huella.
Una huella de sal.



ANY CARMONA

viernes, 17 de mayo de 2013

ENTRE VOS Y YO

Besos de azúcar impalpable
Como el alma de una flor.
De burbujas acarameladas
Que explotan en la boca.

Besos dulces de durazno tibio
De dátil, de fresa, de higos
Primaverales, maduros
Deshaciéndose al paladar.

Besos que vuelan
En mensajes satelitales
Que alumbran
Como luciérnagas destellantes
Que llevan y traen caricias
Como pelusas del árbol
Del pan.

Besos de otoño
Risueños, cantores
Frescos, callados
Sentidos y osados
Mágicos y azules
Tan poéticos y demenciales
Como estos, entre vos y yo.

ANY CARMONA


sábado, 4 de mayo de 2013

NO HACEN MELLA EN MÍ



Un mañana tan amable
brillante o gris
un juramento si es de humo
y es muy frágil y liviano
no hacen mella en mí.

No tiene un destino fijo
si es tan inocente
el mañana.

Los tropezones como caricias
tan leves y modestos
como tímidos descontentos
no hacen mella en mí.

Los rezos tan precisos
si los dioses los acogen
oraciones tan perfectas
no hacen mella en mí.

No lo quiero si es tan santo
tanto ruido.

El heroísmo tan hipócrita
la acidez tan dulce
la animosidad tan fútil
no hacen mella en mí.

No la quiero tan inútil
la grandeza.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti


JUEGOS
















Cuando cae una pluma
en mi ventana
me gusta darme cuenta
de que es el momento,
la mágica instancia,
en que estamos descolgando
guirnaldas y abalorios
del ayer.
Perlas que develarán
algún anhelo misterioso.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

NO TE ESCONDAS


No te quedes petrificado
al filo del abismo
no interrumpas tus juegos
no administres tu cariño con brazos caídos
no sobrevivas a cualquier costa.

No te escondas
no tomes somníferos
para rescatar del afuera sólo  un ápice de paz
no derrames tus fuerzas
como si fueran castigos
no te quedes sin garganta
no descanses si no quieres
no te descubras sin jugos
no te mires sin espacio.

Pero si te empuja el mundo
y no puedes evitar congraciarte
e interrumpes tus juegos
y manejas tu amor con desgano
y te escapas
y te llenas de paz con somníferos
y rescatas del afuera
una brizna de calma

y dejas caer tus fuerzas
como si fueran culpas
y te raspas la garganta
y caes dormido
y te miras en tu ahogo
y te quedas impertérrito
al filo del abismo
y sobrevives aún...

Si así sucede
ya no me nombres
porque me habrás perdido.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

POETIZAR


Que arañe y arañe
hasta que cada ser latente
pueda ya destapar sus poros.

Que arañe y arañe
hasta que el noctámbulo
comprenda, sienta o imagine
que es a él
a quien vienen
a buscar.

ANY CARMONA
Del libro Metáforas a Benedetti

PEREGRINA DEL AMOR

A Emma Segovia


Entre la fragancia 
de las peperinas
y luego de tres gritos 
de Alfonsina
vienes cabalgando
en tu corcel de madera
embrujada Emma.

Hambrienta de luz
en tu ostracismo
alumbras cada año
una dorada gema 
de ternuras y alegrías
de mágicos vuelos
y un regalo para cada niño.

Peregrina del amor
tu canto es como un juego
como una semilla plantada
entre los acentos cotidianos.
Tu canto es consuelo
caricia y dicha
de nuestros agotadores duelos.

Emma, poeta mediterránea
te esperan los pibes
te acuna Ceferino
te admiran los poetas
te eligen las hadas.
Te besan Santiago y Martina
y mi Luna de azúcar, 
te ama.

ANY CARMONA