miércoles, 29 de febrero de 2012

HURACÁN (con epicentro en Wall Street) por LUIS IBAÑEZ


Hay sangre, mucha sangre en los cabellos
 del mundo, y los signos hacen sonar
 negras sirenas de abismos sin par,
delatando un estigma en los destellos.

 Atrás quedaron los momentos bellos
     y el canto gregoriano de la mar,
   los días son el incienso del pesar,
   la fogata donde arden los aquellos.

   Un huracán a cara descubierta
  ha encontrado en el musgo su ventura,
 rompiendo el alma rosa del poniente.

     Los campanarios se han puesto en alerta.
   Las promesas relanzan la amargura.
   Y cada sombra es un toro en la frente.


 LUIS MARÍN IBAÑEZ


domingo, 26 de febrero de 2012

IMPULSO*



Parece que una vez que te has unido
ya no puedes desunirte.
Si en un impulso quisiste seguirme,
ahora ya no puedes darte vuelta
y huir en dirección contraria.
Si por un instante decidiste venir a oler
mis perfumes sensuales y cadenciosos,
ya no estás en condiciones de desistir.
Lo siento, amor…
pero estás en mi camino de mesa.
Te encuentras cerca del ojo de mi ojal.
Figuras en el costado derecho de mi página
y en las otras también.
Estás ahí
y aquí.
No puedes hacer otra cosa que entregarte.
Perdono tu imprudencia de haberte lanzado
al milagro de encontrarnos.


ANY CARMONA
*Del libro Impulso 
(poemas sensuales a la hora del té)

miércoles, 22 de febrero de 2012

OBRA DE TEATRO: POESÍA, ESA LENTA OBSESIÓN (ACTO III Y ENLACES ACTOS I Y II)


ACTO III por ANY CARMONA

ANY: - ¡Poetas, vengan, no me dejen, vamos a crear la Belleza! Música, Sensibilidad y Juventud están destinadas a unirse para preservar lo Sublime…Amados míos, nosotros somos los paradigmas de la preservación de la Esencia, del Ser,  de lo Verdadero…Vengan conmigo, hombres hacedores de Magia…Yo sola no puedo…¡Como mujer cercana a lo Vital, os conmino a no abandonarme!...¡Venid, venid a mí, mis amados! (Abre Los brazos en espera mientras los mira a ambos en forma alternada… Luego sigue diciendo:)
- El sol, la tierra, el aire, el mar…no son simples vocablos para designar objetos inanimados. El sol es el faro que ilumina los actos de los hombres y mujeres en el planeta-madre…  La tierra no es ese astro azul que nos acoge y nos da vida, es una burbuja de jabón sobre la mano de Dios… El aire no es el elemento gaseoso que penetra por nuestras fosas nasales, es el prana, la energía, el hálito refrescante que enciende el fuego del amor... El mar no es agua en movimiento, es flujo que corre por las venas abiertas de la piel del universo… Las palabras no son símbolos para comunicarnos, son el óleo que cargamos en los pinceles del alma, son las piezas de un rompecabezas infinito que es comienzo y fin de nuestra existencia… Manipularlas a nuestro antojo, son el acto mismo que da inicio al Arte, único ente capaz de preservar la Felicidad…
Por eso, (grita Any con gesto de desesperación ) ¡vengan, poetas míos, vamos a crear una realidad digna de ser defendida y vivida de aquí en más!…

ANDRÉS: Mira a Any con luz en la mirada. Se queda parado con el brazo extendido hacia ella.

JHOSEMARÍA: Se va caminando sin mirar atrás.

ANY (con gesto de desdén): Hombres descreídos del Amor, de la Belleza, de la Mujer. ¡Vayan a luchar sus propias guerras, a cazar en el ruedo de la Vida, quién sabe qué conquistas!…Yo caminaré, fiel a la luna, hacia la cima de mis más grandes anhelos. Para que el presente, sea la emulación del Cielo y el futuro, un ángel de Luz…
(Se da media vuelta y comienza a caminar sola por la calle, con la cabeza baja y los brazos caídos. En ese instante van saliendo de las puertas, de las ventanas, de las esquinas, personas de ambos géneros y de variadas edades, que la siguen.)


sábado, 18 de febrero de 2012

NERUDA Y YO, un libro de ANY CARMONA

PUEDES LEER AVANCES EN:  www.nerudayyodeanycarmona.blogspot.com

miércoles, 8 de febrero de 2012

CRISÁLIDA


Como abrevadero en áridos senderos ignotos,
llega mi descanso en el momento final de cada día.
El insomnio escala los peldaños de la noche,
las estrellas se encienden y solo escucho mi propio latir.

Es allí cuando me encuentro con mi soledad
en un agujero negro donde el  tiempo y el espacio
han desaparecido.
Pero…¿es la hora del ocaso de los astros en el cielo?
O…¿es la luz que despereza sus rayos en el naciente?
No lo se,
carezco de la claridad de los lúcidos.

Soy mis células agotadas,
 mi temor entre paréntesis,
el desvelo tristemente visitante
y el hálito apasionado
en corolario de agitadas jornadas.
Soy, en suma,
 el castigo sobre mi norte que sigue buscando la paz .

Pero atrás de esos ojos cerrados vienen ellos,
mis amados.
Me traen mariposas blancas abarcando la estancia.
Guirnaldas de frescas rosas rosadas
envolviendo mi cuerpo
y un concierto maravilloso de pájaros
que anuncia el amanecer.
 
Como una crisálida recién nacida,
me abro al nuevo día.
Un día más hasta morir en la noche.
¿Es acaso el ciclo necesario de este simulacro?


ANY CARMONA

AQUÍ ESTOY*


Me quedé con tu aroma pegado a mi garganta.
Sobrevino el silencio abarcando las horas.
Extrañé tanto tu ausencia de mi cama
como la bienvenida a mi vida  esa mañana.

Me quedé soñando despierta que era cierto
que nos encontramos luego de ásperas campañas.
Que estabas conmigo latiendo en sobremesa
y saltábamos la espuma de las olas en pareja.

Aquí estoy esperando que regreses
a los desatinos de un presente sin  carencias.

ANY CARMONA
* Del libro Treinta poemas de amor y desamor

ES OTOÑO EN MI ALMA*


Un tizne de cenizas corre sobre mi rostro
ungiendo con una lágrima esta sabiduría antigua.
Cenizas de otros fuegos caen desde mis manos
para acercar otoño
a mi deshojado vientre.

 Es otoño en mi alma a pesar de las flores,
amapolas tristes sobre sienes desnudas.
Estación del ocaso enraizada en el muro,
arrastra hojarascas debajo de mis anhelos…

 Humedecidos anhelos que atraen solsticios,
sorbiendo cacao de una gota de vida.

ANY CARMONA
*Del libro Luz de soledad

NIDO VACÍO*


Soledad que estragas
la luz de mi aura,
versión herida de mi respirar
Remembranzas huecas
teñidas de adioses,
furias frustradas
que vienen y van.

 Un nido vacío,
un lecho mendigante.
Visión de mi misma
en el tobogán.
Vértigo austero,
ausencia presente,
una sola taza al desayunar.

 ¿Dónde está la aurora,
dónde los regazos,
dónde el brazo amado
en el caminar?

 Purifica dudas,
la sed de mis ojos.
¿Se despereza un fénix
en el despertar?


ANY CARMONA
* Del libro Luz de soledad