sábado, 24 de diciembre de 2011

NAVIDAD EN SURAMÉRICA (POESÍA INFANTIL)


En mi país, Argentina,
hace calor en Navidad.
Verano muy candente,
de alegría y hermandad.

Hoy nacerá un Niño
que simboliza el Amor.
Hoy sonarán campanadas
de Paz y de Perdón.

Renacer verde y fragante,
con frutas, flores y Luz.
Con brisas veraniegas
y villancicos a Jesús.

Papá Noel baja al jardín,
en silencio deja regalos
sobre nuestros zapatitos
que esperan bajo el árbol.

 Tendremos un gran pesebre
en nuestra misa de Gallo.
A María y José
y a los Reyes alabamos.

En el hemisferio sur
Nochebuena es como un cuento
con estrellitas y dulces
anunciamos el Nacimiento.

Esperanza para los pobres
sin importar su origen.
Suerte, salud y abundancia
a hombres y mujeres de bien.

¡Feliz Navidad
y Próspero Año Nuevo
para América del Sur!


ANY CARMONA

viernes, 2 de diciembre de 2011

FLORECER



No podía florecer. 
Cada día, siendo un retoño dentro del viejo rosal, asomaba un pétalo tierno, miraba el cielo, veía el horizonte peinado de brisas secas, de desérticos soles y decía
– aún no es el momento-

Ella sabía que si dejaba de llorar por tanto sueño perdido, tal vez, aún en esa árida pared, lograría ser una rosa. Pero no se animaba. -Aún no ha llegado el día -
pensaba la pequeña.Y seguía llorando en su páramo sin flor.

Y junto a  su cuerpo, tras sus lágrimas en cascada, no le fue posible evitar el sentirse
abandonada; sola, mustia y sin color. 

Lloró tanto pero tanto, tanto, que finalmente, su semilla germinó transformando
en rosa roja su avidez de amor.

Floreció, amó y fue feliz  antes de morir ahogada  en su propio llanto de mujer.

ANY CARMONA


miércoles, 30 de noviembre de 2011

TEMO

















Temo quedar atrapada
entre aquellas manos
inmóviles.
Temo asfixiarme
con los largos brazos versados
del que piensa mejor
más no hace.
Temo a las redes
de su ancestral cacería.
Temo sus avances y retiradas.
Temo sucumbir
a su omnipresencia dialéctica
que empequeñece aún más
mis débiles alocuciones.
Temo los condicionamientos
del ahora
y la falta de alas
y de caminos
y de compartimientos.
Temo no saber cómo
no decir nunca más:
Te amo.

ANY CARMONA

lunes, 28 de noviembre de 2011

SOBERANÍA

 Soberanía territorial
(aunque las compren,
los capitales extranjeros no pueden
hacer y deshacer en nuestras tierras; 
que quede claro que las Malvinas son argentinas)
Soberanía alimentaria
(que cada argentino se alimente bien
y en forma sustentable,
con el producto de sus manos)
Soberanía marítima
( el oro negro y los peces de nuestra
 plataforma continental, nos pertenecen;
nuestras fuentes de agua dulce, también)
Soberanía aérea
(nuestro cielo es solo nuestro)
Soberanía popular
(el poder está en el pueblo)
Soberanía nacional
(sólo mil argentinos derrotaron
a la armada más poderosa del mundo
el 20 de Noviembre de 1848)
La soberanía no se entrega.
La soberanía, en todas sus formas,
es la dignidad misma
de cada ser humano.

ANY CARMONA

En el día de conmemoración del 
Combate de la Vuelta de Obligado (20/11/2011)

LOS OSADOS


¿Soy acaso el ángel delirante
que observa frente a tu ventana?
¿Eres parte de los pródigos prados
de los que huyo?
¿Somos los que bailan en puntas de pie
envueltos en brisas otoñales?
¿Soy la que te espera
del otro lado del atardecer?
No lo se.
No lo sabes.
¡Sería osado intentar descubrirlo!

ANY CARMONA

LAS NUBES FUGITIVAS*


Cómo agradecer a las nubes
esa abundancia fugitiva?
Pablo Neruda




















¿Por qué se van
siempre?
¿Por qué las nubes
cubren tu pelo y mis ojos
de lágrimas como gemas
 y luego se van?
Nubes pesadas
de plomizas aguas
heladas,
abundantes
y fugitivas.

¿Por qué siempre
huyen?
¿O soy yo que me voy
de ellas,
hacia otros cielos?
De los abundantes
y pródigos prados,
me voy.
De las cicatrices y
las heridas vengo.

¿Cómo agradecer
a las nubes
esa abundancia?
¿Cómo, si no pueden
alcanzarme?
Una y otra vez escapo
de su riqueza.
Es que simplemente
no las merezco.


 ANY CARMONA
* Del libro Neruda y yo, Mesa Editorial, Bs. As.,2011

miércoles, 23 de noviembre de 2011

EL VIENTO Y LA BAILARINA



Danzaron por los tejados
en puntas de pie,
como dos sombras nocturnas,
el viento y la bailarina.
 El viento la amarró de una nube,
la soltó a su destino
en la tarde urbana.

Por los tejados rodaron
como náufragos sedientos.
 Ella fue el agua y él el madero
en un baile pendular
de ausencia y cuerpo.
Latiendo al unísono
entre mundos paralelos.

¡Oh, la otredad ardiente!
¡Oh, los deshojados pechos!
¿Cuándo se encenderá  la luna
en otra tarde atardeciendo?

Escurran las briznas de arena
sus movimientos ágiles…
Para que sea el aire un remolino
y la bailarina,
su hoja al viento.


ANY CARMONA

lunes, 21 de noviembre de 2011

CORAZONES EN DANZA

Como dos corazones en danza
los latidos nos sobreviven
bailando los pasos
del silencio.
Giran en soledades nocturnas
creando el vals
de los sentidos.

Tu corazón se posa sobre mi hombro
en un Relevé Lent acompasado.
Mis ansias se elevan
en soplidos de brisa nocturna
acariciando sentires
en tu pecho.

Mi seno te busca en giros de aire
en una Rond de Junb
bien delineada.
Tu voz me acaricia apenas
del otro lado del sendero.

Como corazones en danza
sin música y sin pista,
sin tiempo ni medida,
seguimos enlazados.

Somos como náufragos
de aciagas tempestades.
¡En mi regazo flotan
miles de maderos!

ANY CARMONA

sábado, 19 de noviembre de 2011

POEMÍNIMO

Encuentro
como hálito de brisa fresca
Mis células lo festejaron
Sincronía
Empatía
Enigma




Any Carmona

sábado, 12 de noviembre de 2011

AGUJEROS NEGROS



Te quedaste mirando la luz,
Toda ojos y corazón,
toda imagen.
No sentiste llegar la primavera,
no escuchaste el trinar
de la mañana.
Solo la pantalla
y con ella tus latidos,
tu pequeñez.
En el sitio
de los túneles
y las redes.
(Soledades compartidas/
Agujeros negros/
Abstracciones)
De voces contenidas
y miembros castrados.
Mientras a tu lado
se marchitaron los claveles,
se distorsionó el cielo y las horas
te fagocitaron.
Pero te escapaste igual
aunque no sabes adónde
ni con quién.
Solo sentiste su amor,
desde el espacio infinito,
inconmensurable.


ANY CARMONA

domingo, 23 de octubre de 2011

POBRE GORRIÓN




















A Santiago, internado en el Borda
que no pudo, aunque la ley lo ampara,
salir a votar.



Será la ultima vez que vea en sus ojos
la encendida llama del pedido.
No puedo, no,
llevarlo a otros cielos.
Al país de los colores brillantes
y los vuelos.
Yo quería llevarlo pero no puedo,
no me dejan, no nos dejan.
¡Ay, qué dolor
por no poder hacerlo!

Cantó canciones para mi alma
y lo vi tan coherente
en su efluvio apasionado,
de notas y pasos danzantes,
que no parecía estar encarcelado.
Cantó, subió, voló y respiró libertad.
-¡Qué intenso se siente
si estoy limpio – 
Sentenció contundente y veraz.
Más en su rostro de viejo,
cabeza calva por elección,
resplandeció la esperanza.

Pero no puedo ayudarlo, no me dejan.
El quería sentir que puede elegir,
decidir  quien lo gobierne.
Decir –aquí estoy yo y puedo elegir
porque soy libre –
Pero tiene atadas las alas,
las nalgas agujereadas
y una cruz atraviesa su alma.
No puedo acercarle oxígeno, no,
no me lo permiten.
El debe ser crucificado
porque fue distinto
porque es un elegido.

Tengo el corazón partido en dos.
Quería ayudar
a gestar su integridad de hombre,
a sanar su espíritu aniquilado,
a elevarse por encima de ellos.
¡Pobre gorrión que no puede ser paloma!
En pleno vuelo lo bajaron
y yo no puedo, aunque quisiera,
tenderle trampolines.
Ellos son muchos
y no entienden…
              no entienden…
                          no entienden…


ANY CARMONA
23 de Octubre de 2011

jueves, 13 de octubre de 2011

CLAVE DE LUNA



En la sutil atmósfera azulnaranja,
emerge un faro de clave de luna.
Es mi nota inexistente del pentagrama,
evocadora de sonidos largos,
vieja amiga de los búhos magos,
la que abraza con hebras de plenilunio,
tu sombra y tu canto.

Allí, frente a la desnudez de la vida,
permanezco encendida y absorta.
Hecho mi cuerpo de guitarra tuya,
mi cabellera de cuerdas raídas
y mis brazos, de alas vencidas.
La música me abarca toda
pero sin ti, es muda.


ANY CARMONA

martes, 4 de octubre de 2011

LA FURIA DE LA TIERRA*


La furia de la Tierra

Qué cosa irrita a los volcanes
que escupen fuego, frío y furia?
Pablo Neruda


Los volcanes de incandescente lava
sienten frío por saber su soledad.
Son hijos de un planeta caliente
en un cósmico invierno de maldad.
Ellos desatan su furia insurgente
por la ambición asesina del capital.
Arrojan sus lenguas de fuego
porque se abren tajos en el mineral.


Que la Tierra Nuestra, mujer iracunda,
perdone a las bestias que le infringen mal.
Que Pachamama no nos abandone
decretando infierno y orfandad.
Que ofrezca siempre,
su verde regazo,
su leche azulada,
y amor hecho pan.


 ANY CARMONA
*Del libro Neruda y yo

ALEGRÍA COLOR AZUL*


Quienes gritaron de alegría
cuando nació el color azul?
Pablo Neruda


Se regocijaron los pájaros
batiendo sus alas
pintadas de azul cielo
como la prosa de Rubén Darío.
Más en las playas lejanas
los caracoles marinos
aplaudieron con arena
mojándose del celeste océano.
Y fue mi amado amante
quien gritaba con besos
sobre el ancho de mis senos
a su fragancia turquesa.
Y qué decir del poema
que cantó serenatas
al amor clandestino
de los cuartitos azules,
de las azules ojeras
de noches apasionadas.
Por último gritó el planeta
con alegría sutil
cuando de azul lo bañaron
los astronautas poetas.


ANY CARMONA
*Del libro Neruda y yo

lunes, 3 de octubre de 2011

SE LIBRE (para mi hijo Nicolás)*



 Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas…
Pablo Neruda

 Para disipar el humo
de tus venas
quiero regalarte
tulipanes,
matizados pétalos
de terciopelo
con los colores frescos
del futuro.

 Aliviar tus brumas
matinales
con naturales sabores
y perfumes,
mecer tus latidos
con un canto
de mariposas aleteando
mil caricias.

 Para cambiar el temblor
de tus células
quiero enviarte
todo un prado
donde correr henchido
de coraje
y batirte en un duelo
de dolencias.

 Saltando escollos
hechos de niebla,
pateando piedras
con pies ligeros,
respirando esencias
con pulmones nuevos.

 Aquellos que anhelas rescatar
de la acrisolada celda
de tus días.

 Para ayudar
a tu liberación
quiero hacer flotar
mis sentimientos
abandonando mis ataduras
en las tuyas,
mis labios en tus ojos,
mi poesía
en tus sinrazones.

 Quiero, por fin,
ser ternura, cuna y alas
en el largo vuelo
de tu mirada.


ANY CARMONA
*Del libro Neruda y yo

viernes, 30 de septiembre de 2011

LLANTO DEL RÍO*



















El río desatado rompe a llorar y a veces
se adelgaza su voz y se hace pura y trémula.
Retumba, atardecida, la queja azul del agua.
Pablo Neruda



Atardeció en la playa.
El río silbaba lágrimas
de chocolate.
¡Oh! tristes lágrimas
en mi garganta,
tristezas viejas
en el viento.

Llegó con su crudeza magna,
una herida de plata
para cubrir
los cuerpos
abandonados,
sedientos.

Llovió sobre las aguas,
sobre las notas,
sobre las sábanas.
No pude escurrir su canto
desesperado.

Porque un frío invernal
aconteció en mi alma
desde los huecos profundos
de la historia.

Desde mi acto amurallado,
mi cárcel,
mi batalla,
mi cáncer,
mi coraza.

Desde allí cayeron gotas
y no pude soterrarlas
debajo de mi piel.
No pudo el amor
secarlas.

Pena muda,
escaramuza dentro de mi vientre.
¡Vete de mí,
sal de mi vida
para siempre!

¡Oh pena mía!
ya no te quiero en la brecha.
Déjame huir ahora
con los colores del sol
que se acuesta.

Para que sea la alegría
la invitada a la siesta.
Para que ría el río
con su sudestada
y retumbe amor
sobre las aguas.


ANY CARMONA
*Del libro Neruda y yo

jueves, 22 de septiembre de 2011

HIBISCUS



En la esquina izquierda del jardín,
siempre a la izquierda,
se encuentra la rosa china.
Desde allí sus trompetas suenan
de roja sangre sus penas.

Con cinco pétalos colorados,
conspicuas lenguas de fuego
cantan lamentos de angustia
con sus lágrimas de viento.

El viento las mece apenas,
el sol despierta su cuerpo
mientras su color recuerda
los gritos del pueblo muerto.

Flor de avispa o grosella,
sangre de Cristo y clavel,
mi rosa hibiscus espera,
la libertad del laurel.


ANY CARMONA

miércoles, 21 de septiembre de 2011

MARIPOSA DE LUZ



Algunos días,
 como hoy,
me despierto llena de grises,
sin color alguno sobre las cosas.
El cielo encapotado y oscuro,
está cargado de nubes.
Mi cara no tiene esos destellos de vida
que centellean en el espejo.
Las violetas del cantero
están levemente inclinadas
como pidiendo disculpas.
El mate no espuma borboteante,
ni la bombilla chistea su sonrisa.
Y la radio,
en mañanas como estas,
no da noticias buenas
ni entrevistas rutilantes.
Sino esa música metálica
que me crispa aún más la piel.
Es entonces cuando busco
mi mariposa de luz.
Bajo el agua tibia,
en la dulce taza,
en la hoja en blanco.
Pero no la encuentro.
Luego me siento
en el umbral de mis poros
a esperar que llegue.
Con los ojos muy abiertos
y el corazón en paz.
Ella siempre llega despacio,
aleteando sobre mi frente
e iluminando mi nariz.
¡Mariposa de luz,
todo lo enciendes!

ANY CARMONA

viernes, 16 de septiembre de 2011

CÓMETE MIS LABIOS por Andrés Grenouille



Laberinto de mi sexo,
Delirio entre mis párpados,
Manjar de mi lengua,
Lengua de mi manjar.

Fin de mi acto,
Color de mis silencios,
Tierra de mis besos,
Cárcel de mi fuerza.

Locura obstinada,
Certeza desquiciada,
Vicio religioso,
Principio mío.

Mar de mis delfines,
Ángel de mis demonios,
Huracán de caótico amor,
¡Cómete mis labios otra vez!


ANDRÉS B. GRENOUILLE

martes, 13 de septiembre de 2011

LA CANCIÓN DESESPERADA (Adaptación)



Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.

Abandonada como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonada!

Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!

En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.

Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio!

Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.

Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!

En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio!

Hice retroceder la muralla de sombra,
anduve más allá del deseo y del acto.

Oh carne, carne mía, hombre que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.

Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.

Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, hombre de amor, me acogieron tus brazos.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.

Ah amor, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros.

Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.

Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.

Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzada en los labios.

Ése fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!

Oh sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron.

De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste
de pie como un marino en la proa de un barco.

Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.

Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.

El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.

Abandonada como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh abandonada!


PABLO NERUDA

*Del libro Veinte poemas de amor
y una canción desesperada