domingo, 23 de octubre de 2011

POBRE GORRIÓN




















A Santiago, internado en el Borda
que no pudo, aunque la ley lo ampara,
salir a votar.



Será la ultima vez que vea en sus ojos
la encendida llama del pedido.
No puedo, no,
llevarlo a otros cielos.
Al país de los colores brillantes
y los vuelos.
Yo quería llevarlo pero no puedo,
no me dejan, no nos dejan.
¡Ay, qué dolor
por no poder hacerlo!

Cantó canciones para mi alma
y lo vi tan coherente
en su efluvio apasionado,
de notas y pasos danzantes,
que no parecía estar encarcelado.
Cantó, subió, voló y respiró libertad.
-¡Qué intenso se siente
si estoy limpio – 
Sentenció contundente y veraz.
Más en su rostro de viejo,
cabeza calva por elección,
resplandeció la esperanza.

Pero no puedo ayudarlo, no me dejan.
El quería sentir que puede elegir,
decidir  quien lo gobierne.
Decir –aquí estoy yo y puedo elegir
porque soy libre –
Pero tiene atadas las alas,
las nalgas agujereadas
y una cruz atraviesa su alma.
No puedo acercarle oxígeno, no,
no me lo permiten.
El debe ser crucificado
porque fue distinto
porque es un elegido.

Tengo el corazón partido en dos.
Quería ayudar
a gestar su integridad de hombre,
a sanar su espíritu aniquilado,
a elevarse por encima de ellos.
¡Pobre gorrión que no puede ser paloma!
En pleno vuelo lo bajaron
y yo no puedo, aunque quisiera,
tenderle trampolines.
Ellos son muchos
y no entienden…
              no entienden…
                          no entienden…


ANY CARMONA
23 de Octubre de 2011

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi querida Ani,
Todo un canto a la libertad perdida y el intento de ayudarlo... es un deseo vehemente del alma
que salido en versos, recorre el sendero de aquel pobre gorrión que sentenció la esperanza...
Bellísimo Ani
Te felicito amiga!!
Besos
NInfa

Anónimo dijo...

Bellísimo poema , un día significativo, un amor por ese ser tan cercano que te lleva a transmitirnos tanto su dolor y el tuyo en estos restallantes versos por la libertad, por las alas , el saber que se lo ha sentido diferente y jamás podrá elevar su vuelo , quiza sea un tema de entendimiento del resto de los mortales que lo rodean.,algo que se abra y les permita obsequiarle las alas imaginarias que desea para alcanzar los cielos de sus sueños

un beso por tu dolor por Santiago
Marisa

Anónimo dijo...

Pobre gorrión... Vaya mi simpatía por él y mi admiración por este poema.
Te diré que el gorrión es uno de mis pájaros preferidos. Una vez tuve uno que era amigo mío. Se cayó del nido y lo terminé de criar. Cuando lo solté no se alejaba de casa y cuando menos lo esperaba se colaba por la ventana y se dedicaba a comerse las migajas de pan de la mesa mientras comíamos. Incluso alguna vez se posó sobre el velador en el que tomaba alguna tapa con los amigos.

Manolo

Ana Carmona dijo...

Ninfa, Mari: gracias amigas por estas palabras. A Santiago no lo dejaron ir a votar en el día de ayer, cercenaron sus derechos más elementales. Él sabía perfectamente por qué partido hacerlo y con fundamentos...Ya estoy más tranquila y sigo bregando por su libertad y por su mejor trato...Besos...Any

Ana Carmona dijo...

Manolo: Gracias, indudablemente los gorriones son muy especiales, como lo es mi sobrino Santiago, un ser muy especial...Beso...Any

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

La acción libre siempre reinará sobre la estupidez, pues la coerción es el perfecto obrar del imbécil, ése que decide no pensar y vende sus puños inútiles a cualquier precio que pague sus placeres de cerdo. Es mejor ser un humano inconforme, que una bestia satisfecha. Hermosas letras mujer.

Ana Carmona dijo...

Gracias, Andrés, transformaste en ira mi dolor. Tal vez así sea más efectivo el sentimiento de impotencia que nos trae aparejado tanto egoísmo y estupidez...Mi único consuelo es pensar que aveces el sistema hace las cosas por ignorancia y no por maldad...Besos, querido amigo...Any

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

El velo, el silencio impuesto, la violencia, la mentira, siempre serán actos de estupidez. Quien procura el mal sobre otro lo hace porque no se da cuenta de lo que se trata el vivir. Quien pretende el poder y lo mantiene con puntadas de terror, es porque no tiene cuestión mas honorable en su vida, porque tiene un miedo infinito a lo desconocido, porque sospecha que la verdad le hará trizas y entonces se esconde en la mentira, porque no es lo suficientemente humano, tan sólo es un mono bulloso. Y si Santiago está amordazado, nosotros no.