viernes, 2 de diciembre de 2011

FLORECER



No podía florecer. 
Cada día, siendo un retoño dentro del viejo rosal, asomaba un pétalo tierno, miraba el cielo, veía el horizonte peinado de brisas secas, de desérticos soles y decía
– aún no es el momento-

Ella sabía que si dejaba de llorar por tanto sueño perdido, tal vez, aún en esa árida pared, lograría ser una rosa. Pero no se animaba. -Aún no ha llegado el día -
pensaba la pequeña.Y seguía llorando en su páramo sin flor.

Y junto a  su cuerpo, tras sus lágrimas en cascada, no le fue posible evitar el sentirse
abandonada; sola, mustia y sin color. 

Lloró tanto pero tanto, tanto, que finalmente, su semilla germinó transformando
en rosa roja su avidez de amor.

Floreció, amó y fue feliz  antes de morir ahogada  en su propio llanto de mujer.

ANY CARMONA


6 comentarios:

Anónimo dijo...

ermosísimo Any, me gustó... La espera no fue en vano.
"Floreció, amó y fue feliz antes de morir ahogada en su propio llanto de mujer."
Un hermoso final amiga
Beso tu generoso corazón
Ninfa

Anónimo dijo...

Triste y bello a la vez. Me produce sentimientos encontrados.
Hermoso en la construcción Any.
Un beso.
Belkys

Ana Carmona dijo...

Gracias amigas. Me gustaría Belkys, que descubrieras el por qué de tus sentimientos encontrados ¿No será que la mujer es eso? Un ser muy contradictorio. Ninfa, eres muy amable con tus palabras, amiga...A pesar de ser feliz y haber florecido igual murió ahogada en su llanto porque era mujer ¿Qué cosa rara no?...Besos...Any

Anónimo dijo...

Bellísimos versos. Ternura se desprenden de tus letras igualmente tristes.
Excelente Any, tu poema es muy BELLO!!
Abrazo GRANDE!!

LORENA BAEZA

Ana Carmona dijo...

GRACIAS LORENA, SOS UN ENCANTO. SIEMPRE TUS PALABRAS LEVANTAN MI ÁNIMO...BESOS...ANY

Anónimo dijo...

Any ¡qué hermoso y qué belleza tan triste! un abrazo, Deb