viernes, 17 de marzo de 2017

LA LLEGADA (para mi hijo Nicolás)

Desde el borde intangible del espacio que nos une
recojo notas de viento y agua de los mares,
huelo aquel pelo lacio con perfume a hijo
que me ha dado un retoño de risa encendida.

Desde la leche tibia de mi pecho materno
transformo cada objeto trivial de la casa
en tesoros melodiosos que aguardan
sin poder tallar en silencio los pasos.

He plantado un huerto
de semillas latentes
dejando en cada hueco un beso de miel.

He cincelado un césped
de lágrimas florecidas
grabando huellas como promesas de vida.

He alumbrado y tejido habitaciones de amor
para salpicar con los sonidos de la siesta estival
un encuentro filial
perfumado de azahares.

Sentada en mi mecedora de sueños
aguardo pintando mariposas en el agua
la venida del día clave.

Cuando una rosa blanca de mi jardín
-deshojada de tanto esperar-

anuncie el arribo de tu llegada.

ANY CARMONA