jueves, 1 de julio de 2010

Tres pecados*


Qué dice la vieja ceniza
cuando camina junto al fuego?
Pablo Neruda



Ella es la ceniza
que camina
hacia el patíbulo.
Va confesando
uno a uno
sus pecados.


Vestigios
de leña ardiente
en un tiempo
sin conciencia.
Huellas
de un amoroso pasado.


Ella carga tres culpas
bajo sus pies livianos.
Pasión,
ingenuidad,
entrega.
Son el precio del engaño.


Ella dejó caer brasas
encendidas
desde sus manos.
Formó un camino
fosforescente,
como sendero de llanto.


Es la vieja ceniza,
lo que quedó del fuego,
el resto del amor…
cuyos pecados sensuales
uno a uno
va confesando.


ANY CARMONA
*Del libro Neruda y yo

3 comentarios:

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

¿Porqué será que el olvido nunca se da más que como logros insuficientes, como cuotas de tranquilidad ausente?
Somos adictos de la feliz incertidumbre, somos los yonkis del Obstinado.

Ana Carmona dijo...

Creo que es porque adolescemos de incapacidad para aceptar que solo se trata de eso: un Obstinado ausente que viene y va...Lloramos por eso, queremos su eternidad...Any

Ana Carmona dijo...

¡Los yonkis del Obstinado!...me encanta para el título de algo...¡Hay amigo qué fuerte es el dolor aveces!...Besos Any