jueves, 24 de junio de 2010

Quédate un poco más













…y así como no tuvo nacimiento
no tiene muerte, es como un largo río,
sólo cambia de tierras y de labios.
Pablo Neruda


Amor… amor
deja que sea yo
quien te lo diga
quien te de la bienvenida
o te despida.
Vienes y vas en el tiempo
como ave de paso,
como agua que fluye
sin principio ni fin.
Paseas en bandada ondulante
de pájaros,
subiendo en flecha mensajera
de presagios.
En cruz asaltas
mi existencia toda
instalando con tu presencia divina,
mi condena.


Amor…amor
no partas esta vez
a otros confines
no aceptaré
tu cíclica migración
porque es hoy que te pinto
en mi regazo
y sobre mi pecho manantial
te grabo a puro besos.
Se que soy una estación
en tus vaivenes,
solo un punto
en la línea de tu ruta.
Pero hoy quédate
un poco más conmigo, amor,
no te ocultes aún de mi mirada
permíteme descansar
de tu ausencia infinita
en el incansable río
de la vida.


ANY CARMONA

2 comentarios:

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

Al Obstinado no se le pide, amiga mía, se le exige y a mano armada, se le asalta, se le atraca, y si intenta reaccionar al ataque, no dudes en darle muerte antes de que él lo haga.

El Obstinado, amiga mía, es un asesino serial con los peores cómplices, menos mal la vida es un devenir constante.

Con atención te escribo.

Ana Carmona dijo...

Andrés: Gracias por tu atención amigo poeta, tus palabras son muy ciertas.Obstinado es un buen nombre pues se obstina en llegar y obstinarse en huir...pero...¡qué importa morir luego de su visita!...Besos...Any