sábado, 8 de enero de 2011

UNA FLOR

La noche previa a nuestro encuentro
puse mi corazón dormido en mi palma.
Fue despertado con promesas íntimas
que jugaban entre miles de burbujas tornasoladas.
Tintineos chispeantes llovieron sobre mi espíritu
y dimensiones secretas abrazaron las horas.
Un pequeño misterio quiso yacer ante mi espera
para hacerse verdad de madrugada.
Hacia el alba un mágico alumbramiento
abarcó toda la estancia:
Sobre mi pecho nació una flor.
Entonces te evoqué en sueños
y fuimos dos corazones en danza.

ANY CARMONA

4 comentarios:

Verónica Domínguez Bogado dijo...

http://poesiainolvidable.blogspot.com/2011/01/asociacion.html

Anónimo dijo...

¡ SEREMOS DOWS CORAZONES EN DANZA, ALGÚN DÍA? ¿ o YA LO SOMOS? Besos desde Madrid. Jhosemaria y amigos...

Ana Carmona dijo...

Hola querido Jhosemaría!! Creo que nuestros corazones siempre danzan sutilmente en el espacio. Se encuentran y se separan pero siempre unidos...Te extraño mucho sabes?...Espero tus noticias en torno a nuestros proyectos...Besos...Any

(Cariños a Raquel y a los amigos)

Seroma dijo...

toda flor encierra promesas