sábado, 13 de noviembre de 2010

LA ESPERA*


Ya falta solo un momento,
para que llegues a casa.
En las sombras de mi cuarto
el amor nos ha citado.
Mi vigilia se termina,
te espero emocionada
con pasiones que me abarcan
y caricias  dibujadas.
¿Traerán  tus  ojos azúcar?
¿Serán de jazmín tus manos,
tu  pecho de ron quemado,
tus hombros, del sol, morenos,
tus nalgas de luna, blancas?
¿Lucirá tu espalda
un  mar de estrellas,
tu cuello collar de astros?
¿Vendrás como te imagino,
serás como te he soñado?
Las alas que me pongo
llevan tus versos  tatuados.
Mi piel pide por tu roce
mi cuerpo ansía tus labios
y mi alma de mujer,
llegar al cielo en tu abrazo.


ANY CARMONA
*Del libro Poemas sensuales a la hora del té

2 comentarios:

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

Qué bello retrato de ese momento, ese instante en el que el deseo viaja entre realidad y fantasía, desafiando al tiempo y al no tiempo, saboreando la ambrosía que ya se siente en la comisura de los labios, esa palabra que se dibuja en los labios ausentes, esa caricia que estremece el cuerpo que aun no llega, esa energía que se acumula para brillar en una sonrisa a la hora del: Hola, al fin llegaste...

Ana Carmona dijo...

Gracias Andrés, parece que las esperas y los encuentros son iguales en cualquier parte del mundo...Pero para sus protagonistas son únicas e irrepetibles...Besos...Any