domingo, 23 de mayo de 2010

Noche bicentenaria*

Anoche
vino
ella,
rabiosa,
azul, color de noche,
roja, color de vino,
la tempestad…
Pablo Neruda




Oigo lágrimas del cielo
sobre la ciudad fría.
Estoy buscándome a tientas,
en la hoja de cristal,
tiritando atardecer
sobre el teclado yermo.
Perdida, otra vez deshabitada,
me he sentado a esperar
en el umbral de mis ojos.
Tengo el costado dolorido
de tanto forzarme a sentir,
mi eternidad.


Oigo llorar las nubes de neón
en esta noche bicentenaria
y una sola pregunta
profundiza la calma:
¿dónde estás amor?
Un aire fragante de mandarinas
me antecede
 llevándome hipnotizada,
a mi ombligo.
Ni respuestas ni certezas
solo el misterio de la tormenta,
que me abarca.



ANY CARMONA
*Del libro Neruda y yo

3 comentarios:

ANA ESMERALDA P. RECUENCO dijo...

Hola, encantada de seguir este blog, te emplazo a que visites el mío en: http://eldulcevenenodelaspalabras.blogspot.com. Un saludo y felicidades por tu publicación.

Bastardo Grenouille dijo...

Si se pudiera vencer al amor en vencidas... tengo brazos fuertes y tendones muy elásticos y mi corazón es duro como la pena de un bohemio... de todas formas mis brazos envejecen sin remedio, mis tendones ya se rajan de tanto pelear y mi corazón sigue bruto, bruto y averiado como lo dejó aquel ángel.

Gran blog. Gracias por comentar en el mío.

Ana Carmona dijo...

Gracias ángel...muy bellas palabras para provenir de un bruto corazón...no creo que lo sea tanto...Besitos...Any