miércoles, 9 de febrero de 2011

PEQUEÑA CARTA AL MUNDO por Marcos Anna

























Los dientes de una ballesta
me tienen clavado el vuelo.
Tengo el alma desgarrada
de tirar, pero no puedo
arrancarme estos cerrojos
que me atraviesan el pecho.
Siete mil doscientas veces
la luna cruzó mi cielo
y otras tantas, la dorada
libertad cruzó mi sueño.
El sol me hace crecer flores,
¿para qué, si estéril veo
que entre los muros mi sangre
se me deshoja en silencio?
No sabéis lo que es un hombre,
sangrando y roto, en un cepo.
Si lo supieseis vendríais
en las olas y en el viento,
desde todos los confines,
con el corazón deshecho,
enarbolando los puños
para salvar lo que es vuestro.
Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo;
de nieve, a mis camaradas
entre sus cadenas muertos…
recoged nuestras banderas,
nuestro dolor, nuestro sueño,
los nombres que en las paredes
con dulce amor grabaremos.
Y si no nos cerráis los ojos
¡dejadnos los muros dentro!
que se pudran con el polvo
de nuestra carne y no puedan
ser nuevas tumbas de presos.
No sabéis lo que es un hombre,
sangrando y roto, en un cepo.
Si lo supierais vendríais,
en las olas y en el viento,
desde todos los confines
para salvar lo que es vuestro.
Si llegáis ya tarde un día
y encontráis frío mi cuerpo
buscad en las soledades
del muro mi testamento:
al mundo le dejo todo,
lo que tengo y lo que siento,
lo que he sido entre los míos,
lo que soy, lo que sostengo:
una bandera sin llanto,
un amor, algunos versos…
y en las piedras lacerantes
de este patio gris, desierto,
mi grito, como una estatua
terrible y roja, en el centro.


MARCOS ANNA

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Any por compartir. Te envìo lo que me surgiò espontàneamente luego de leer tu mail.
Un abrazo, Deb

De mañana, muy temprano, ahora, desde hace poco tiempo; dirìa, desde que amanezco sola, me acompaña el trino de los pàjaros y la luz que entra por la ventana. Ahora, desde hace menos tiempo aùn, la primera imagen es tu sonrisa Nicole. Es cierto, todavía no es voluntaria, no es a mì, pero es. Es una sonrisa de placer luego de alimentarte. Es una sonrisa amplia, generosa, que nos brindàs para hacernos sentir felices a los demàs.
A veces, vuelvo al pasado. Y en esa vuelta, busco algún indicio de alguien que me haya mandado una palabra, un hola, un beso a la distancia. Hace dìas que el sol no sale. Hace dìas que el sol està detràs de las montañas. Pero hay que esperar Nicole, hay que esperar porque el sol llega y està aunque las nubes lo tapen. Hoy, buscando como tantas otras veces me topè con Any. Any, que escribe como yo, tu abuela chapa chapòn. Any que es poeta y romàntica pero que tambièn se compromete con el dolor del mundo. Any que me envìa un poema de alguien que estuvo màs de veinte años encerrado en una càrcel.
No mi amor, no Nicole, no quiero contarte èsto tan triste , pero tampoco quiero mentirte y decirte que el mundo es color rosa, como todo lo que te compramos para que el mundo se entere que al fin llegò un mujercita a la familia. No Nicole, Nicolita, no quisiera nunca tener que decirte que ayer, cuando salì de casa de Any y anduve un par de cuadras buscando una estación de servicio, vi gente cargando carros repletos de basura, vì prostitutas en las esquinas , vì la cara oscura y fea de esta putìsima ciudad que me da temor pero que no me suelta porque aùn asì, me pertenece. No Nicole, no son historias estas para que te cuente la abuela, es tanto màs lindo tenerte en mis brazos, tomar tu mano , mirar tu carita redonda , suave , deliciosa, lo màs lindo del mundo, como te dice el tìo Pablo, a vos te voy a dejar que hagas cualquier cosa, a otros no, pero a vos sì, dice el tìo. Y lloràs Nicole, por suerte lloràs fuerte y pataleàs y te movès y me hacès creer que siempre vas a defenderte. Del frìo, del hambre, de la injusticia. Que siempre vas a levantar los brazos como ahora cuando te sobresaltàs porque tenès buenos reflejos, que vas a caminar mirando, observando, eligiendo. Tengo miedo Nicole, mucho muchìsimo miedo de este mundo que no cambia. Que sòlo cambia si lo miramos de otro modo, desde adentro Nicole, como logrò hacerlo el poeta que escribiò este poema adentro de un calabozo. Oyendo su propio canto, su necesidad de ser libre al menos por dentro. Hoy Any me ha puesto un poco triste Nicole, y querìa contàrtelo a vos, mientras le escribo a ella y le agradezco sacudirme de èste, mi mundo infantil, lleno de sueños y fantasìas que se desmorona a veces cuando me arrancan de mi pequeña càrcel , mi cuarto, del cual no salgo hasta que el hambre me quita para corromperme frente a una taza de cafè con leche y el pan con manteca, lo màs rico del mundo.
Apuesto, a que después del desayuno saldrà el sol para vos Nicole, porque tengo que dorarte como un pollito para que se vaya del todo el amarillo de la bili, para Any que anda buscando una nueva historia, para mì , tu abuela chapa chapòn y para todo el mundo que tenga ganas de jugar al veo veo , mirando siempre la parte llena del vaso.

Deb Stofen

Ana Carmona dijo...

Gracias Deb por tanta dulzura...Besos, linda amiguita...Any