sábado, 21 de agosto de 2010

Volver a vernos*

Nombrarte fue dejar que mis ojos
fueran encontrados.
Abandonar ese sitial de islas flotantes
donde navegaba, ingrávida,
próxima a tus fronteras.
Abrirme como una rosa húmeda
hecha palabra,
en tu perfil de caballero andante
que buscaba mi secreto.
(Tímido y cercano a mis orillas)


Nombrarte es conectarnos todo un día
en el umbrío añil de las redes,
para volver a vernos
en la alegría de cada giro en vuelo.
Con filigranas de espuma
bordando de blanco,
los ribetes de nuestras alas.


ANY CARMONA
* Del libro Luz de soledad

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermoso. Me encanta. Que texto increíble. Pienso que esa parte inasible de tu alma, hecha para amar con esa perfección ( también hablo de mi) es de otro mundo, de otra galaxia. Quizas has nacido para dejarle al mundo esa intención de perfección que nos condena a una dulce soledad...Besos. Te admiro de vardad . No se gastará jamás mi elogio porque se renueva cada vez que te leo.

Oscar

Ana Carmona dijo...

Gracias,Oscar, querido amigo del alma...yo también te admiro por tu bondad, tu grandeza de espíritu y la calidad de lo que haces...Besos...Any